Aislamiento de Celulosa

Ecocasa es una empresa especializada en la venta, distribución, instalación y aplicación de aislamiento térmico y acústico en cualquier tipo de construcción, nueva o en uso, tanto en pisos como en viviendas adosadas o aisladas.
Les ofrecemos distintos materiales biosustentables, acordes con nuestra filosofía y calidad:

CELULOSA (INYECTADA O INSUFLADA):

El aislamiento de celulosa es un verdadero producto de reciclaje. Elaborado a base de papel de periódico reciclado preseleccionado y sales bóricas de origen natural. El papel se desmenuza y se mezcla con las sales bóricas, obteniendo el aislamiento de celulosa. Estas sales sirven como protección contra el fuego y conservación contra ataques biológicos, putrefacción, etc.

La celulosa es un gran aislante térmico

Además de tener un muy bajo coeficiente de conductividad térmica, la celulosa tiene la capacidad de rellenar todas las ranuras y rendijas existentes, generando una capa sin puestes que conduzcan la temperatura, formando un aislante sin huecos optimizando la regulación del ambiente.

Aplicación rápida en un día y sin obra

El aislamiento con celulosa es la única solución existente el mercado con la cual la intervención es mínima y prácticamente no se necesita realizar obra para su aplicación, siendo la solución ideal para las viviendas ya habitadas.

Evita las condesaciones

El principal motivo de la generación de condensaciones son las paredes frías por la falta de aislamiento de las mismas con la humedad y el ambiente más cálido del interior, mejorando el aislamiento de las paredes se evita este tipo de condensaciones.

Protección contra las altas temperaturas

La baja conductividad térmica de la celulosa se demuestra mejor en verano, ya que debido al alto calor específico de la celulosa, el calor del exterior penetra de una forma retardada, de modo que las estancias están frescas durante las horas de máximo calor.

Protector del viento

Por su característica de ser un material que se instala suelto, sin uniones ni juntas, es un excelente protector contra el viento que entra por las rendijas de las fachadas enfriando las cámaras de aire en el interior de los muros y que se cuela dentro de la vivienda. Como la aplicación de celulosa consiste precisamente en rellenar estos huecos, los efectos del viento, prácticamente desaparecen.

Ahorro

Con el aislamiento de celulosa vamos a ahorrar energía, ya sea en producción de calor en invierno, ya sea en producción de frio en verano, ya que nuestra vivienda aprovechará mejor la temperatura interior de confort, se optimizará la utilización de energía, y con menos de ella se obtendrá mejores resultados.

Gran aislante acústico

La celulosa tiene un coeficiente de aislamiento acústico muy bueno, y como su instalación se realiza sin uniones ni juntas, las prestaciones como protección contra ruidos son inmejorables, muy por encima de los aislamientos tradicionales.

Protección contra incendios

El aislamiento de celulosa no propaga la llama, alcanzando los parámetros más altos dentro de los materiales aislantes existentes.

Regulador de la humedad

La celulosa tiene una enorme capacidad de almacenamiento de la humedad, provocando un efecto regulador del ambiente en el interior de las viviendas.

Protegiendo el medio ambiente

La Celulosa, ya sea en su proceso de fabricación, el cual requiere un muy bajo consumo de energía comparado con la producción de otros aislantes tales como el poliestireno o la fibra de vidrio, así como por sus propias características de utilización, ahorrando energía para la generación de la temperatura de confort, con el aislamiento de celulosa protegemos el medio ambiente.