BIOMASA EN CALEFACCIÓN, LA ALTERNATIVA ADECUADA

La biomasa en calefacción se asienta paulatinamente como una alternativa viable, sostenible y más económica frente a los combustibles fósiles

Autor: ECOCASA SERVICIOS

Biomasa: sostenibilidad y economía en calefacción.

En los últimos años la biomasa se está asentando como una de las alternativas más sostenibles y rentables económicamente frente a los sistemas de calefacción basados en los combustibles fósiles (gas natural, gasóleo, butano, gases licuados del petróleo, etc.). 

Debido a la subida constante de los precios de estos últimos combustibles frente a la ligera y controlada subida del pellet, como uno de los combustibles más caros en biomasa, y la creciente preocupación por buscar soluciones de consumo sostenible y ecológico; cada vez más personas optan por sustituir o basar el sistema de calefacción de su vivienda en combustibles de biomasa como la leña o el pellet.

«La biomasa es un combustible, en la mayoría de los casos, de origen y proveedores locales, ajeno a las grandes subidas e impuestos del mercado energético; fomentando la economía circular, un mayor ahorro en el gasto energético y el cuidado y respeto por la naturaleza de la zona.«

Algunos números que demuestran lo mencionado:

En los últimos años hemos visto incrementos en el precio del gasóleo de calefacción de hasta un 35% en dos años (ejp: 2016-2018) que han ubicado a la biomasa en ahorros de hasta el 66% frente a los costes del gasóleo. El gasóleo, uno de los combustibles más caros, ha sufrido subidas de 0,59 a 0,78 euros el litro en un solo año. En ese mismo periodo, dos kilogramos de pellet (el equivalente energético a un litro de gasóleo) han elevado su coste solamente 2 céntimos, pasando de 0,46 a 0,48 €.

Tampoco quienes confían en el gas natural o las bombonas tienen un panorama mucho mejor. Si bien es cierto que son combustibles más económicos que el gasóleo, el gas natural incrementó su coste hasta un 32% en un solo año (2017-2018) y las bombonas subieron hasta un 25% en dos años.

Biomasa: la opción más económica

Habiendo analizado estas subidas de precios irregulares y descontroladas de los combustibles fósiles; si comparamos una de las opciones más económicas como es el gas natural frente a una de las menos en biomasa como es el pellet, podemos encontrar ahorros promedio de un 35% para viviendas unifamiliares y llegando hasta el 40-45% para calderas centrales con consumo de pellet a granel.

Sobra decir que estos ahorros se incrementarán cuando utilizamos otros productos de biomasa más económicos que el pellet como pueden ser las astillas tratadas (procedentes de podas, claras y residuos forestales), la leña o las cáscaras de algunos frutos secos como la almendra o la nuez o los huesos de aceituna; donde podemos alcanzar ahorros de hasta un 50 ó 60%.

Si desea mayor información o asistencia profesional al respecto, no dude en visitar nuestra página web EcocasaServicios y contactarnos.

Fuentes:

Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) / madera-sostenible.com / sapel.es